CÓMO EMPEZAR UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE.

junio 19, 2019Theannasloft

Esta ha sido mi experiencia y el cómo he llegado yo aquí.

¡Hola bonitos!

Hoy vengo a contaros algo más sobre mi. Y es que llevo varios días dándole vueltas al cómo llegué yo aquí, al tener un estilo de vida saludable, equilibrado y cómo he conseguido quedarme.

Porque a decir verdad, y siendo sincera, comiendo sano o estando en diversas dietas (saludables) llevo como unos 5 años, de los cuales tres han sido practicando deporte de forma continuada en el gimnasio o al aire libre. Pero, ¿cómo empecé este camino?

Supongo, que como muchísimas otras historias que he leído, visto o incluso, me han contado, yo llegué aquí por una enfermedad. Y, aunque a veces me cueste decirlo y admitirlo, yo sufrí un TCA por más de seis años. Es pensarlo y se me revuelve el estómago. 

Para quien no lo sepa, un TCA son las siglas de Trastorno de la Conducta Alimentaria, y en mi caso, sufrí bulimia nerviosa provocada por ansiedad hacia la comida y la culpabilidad que venían después de los atracones. 

El mundo de los TCA’s es otro, y quien esté interesado, puede buscar mil y un artículos que hablan sobre ellos, los diferentes tipos que hay y, que por desgracia, afectan cada vez a más personas. Ahora no es el momento de contar esto aquí.

Pues si, yo estando en esta enfermedad y llegando a un punto bastante crítico en el que dije ¡no más!, me planteé a parte de ir a un psicólogo que me ofrecía la universidad (no sabéis cuánto agradezco haber ido esas pocas sesiones en las que me hicieron ver la luz y ver que se podía salir de ahí), buscar a alguien que me enseñara a comer, el ver que hay que perder el miedo a los alimentos pero sobre todo, que me enseñase a “NUTRIRME“.

Y así fue, creo que hay muchas formas de salir de esta enfermedad, pero para mí esta fue la mejor. Busqué a una nutricionista y dietista que me enseñó qué eran los macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas), lo importante de comer y que la báscula no lo era todo. Me enseñó qué era la composición corporal y que el músculo pesa más que la grasa, por lo que no siempre es fiable ese número en el que tanto nos fijamos/obsesionamos.

Echando la vista atrás, las conclusiones que he sacado son que hay que llevar una alimentación variada, en su mayoría apoyada por las verduras, en segundo lugar, ¡hay que meter grasas! No tengamos miedo al aceite de oliva, al aguacate, fruta secos o aceite de coco (entre muchos otros), sobre todo para las mujeres, es esencial consumirlas ya que son muy beneficiosas para nuestro sistema hormonal. Y en tercer y cuarto lugar, acompañarlo de una porción de carbohidratos y proteínas.

Lo más importante, buscar alimentos de calidad. Dejad a un lado todo lo que ponga “0%, SIN, SALES, AZÚCARES, FITNESS”, escoge aquellas cosas que cuando leas los ingredientes tengan la lista más corta posible, y que como se diría coloquialmente, que lo entienda tu abuela.

No vamos a ponernos extremistas pero, ¿cómo se alimentaban nuestros antepasados? Carnes, pescados, frutas, verduras, lácteos, granos… ¡nada más! Déjate de dietas milagros y empieza a consumir cosas de una pieza. 

Todo esto, acompañado de actividad física es lo ideal para llevar un estilo de vida sano. 

Hace un par de años, mi Ana del pasado te diría que tienes que comer tanto % de proteínas, que tienes que hacer tantos días de pesas a la semana, que hagas cardio en ayunas para quemar grasas… pero, ¿todo esto es algo sostenible a largo plazo?

He llegado a la conclusión de que debes hacer la actividad física que te vaya bien y que te haga sentir bien. Si te gusta yoga y natación hazlo. Si no te mueves nada y empiezas a ir andando a hacer la compra y subir escaleras en vez del ascensor, hazlo, todo suma y este estilo de vida va paso a paso.

He de asumir que siempre recomendaría hacer ejercicios de musculación al menos un par de días a la semana, sino nuestros músculos se debilitarán y siempre es bueno que estén ahí presente, sobre todo a medida que vayamos sumando años. Intenta combinar y no aburrirte.

En la variedad está la clave, tanto en la alimentación como en el ejercicio. Disfruta todo aquello que hagas y elijas, no te impongas cosas que no te apetecen porque entonces lo abandonarás y no continuarás con ello. Haz aquello que te haga ilusión y te haga vibrar.

Además, hoy en día tenemos en el mercado mil y una opciones para que nuestra vida sea muy divertida: En la comida tenemos mil y un superalimentos, podemos hacernos batidos de los colores que queramos, tenemos opciones de mantequillas de frutos secos, supermercados de todo el mundo, etc. Al igual que en el ejercicio, ya hay clases de boxeo por todos sitios, yoga, pilates, piscinas cubiertas para nada todo el año, gimnasios y muchos de ellos con gran variedad de clases, y, como no, ahora hay muchos parques con espacios para hacer ejercicios funcionales al aire libre.

¿De verdad no puedes llevar un estilo de vida saludable o es que no quieres?

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

anterior post siguiente post
error: Propiedad de Theannasloft